Elige el idioma.
Tkart magazine

Editorial | Mike Wilson: aquella vez que hice volcar a Ayrton Senna

Exclusive Content

MIKE WILSON AQUELLA VEZ QUE HICE VOLCAR A AYRTON SENNA

21 diciembre 2017

El año siguiente a mi llegada a Italia, en 1979, Senna y yo nos conocimos de cerca. Quizás demasiado “de cerca”... Esto fue lo que pasó: estábamos en Jesolo, durante una pre final. Yo salí primero, él segundo. En tres vueltas, justo después de la salida, tuve dificultades, porque los neumáticos todavía no estaban calientes.

Ayrton fue más rápido y empezó a seguirme de cerca. Y me dije: “Si me adelanta, ya no consigo volver a ponerme delante...”, así que empecé a defenderme siguiendo trayectorias más estrechas para no dejarle resquicios. En un momento dado, llegados a la curva cerrada, Senna se lanzó dentro. Yo lo vi de reojo y pegué un frenazo intentando sacarlo fuera de la línea, pero nos tocamos y él volcó y se llevó un golpe feo en las costillas, lo bastante fuerte para no poder correr en la final al día siguiente.

alt

El domingo, yo gané la carrera, y cuando, tras las premiaciones, me bajé del podio con el trofeo en la mano, Senna estaba allí esperándome, en una silla de ruedas porque le costaba respirar y caminar. Inevitablemente empezamos a lanzarnos insultos, con él que me acusaba de haberlo echado fuera adrede. Puede ser, porque en el karting de entonces, con las pocas protecciones que había, bastaba muy poco para tocar al adversario en el punto justo y hacer que volcara.
Después de aquel episodio, no volvimos a tener otros accidentes graves, aunque tengo que decir que, francamente, no es que él y yo nos lleváramos muy bien.
Las cosas cambiaron varios años después, cuando él estaba ya en la Fórmula 1. Es verdad que no éramos grandes amigos, pero sintonizábamos bien y habíamos empezado a llevarnos mejor. Tanto que, cuando yo gané mi sexto mundial, Ayrton tuvo un gesto verdaderamente especial que no me esperaba: el periódico La Gazzetta dello Sport había publicado una noticia sobre mi victoria, sólo unas líneas entre las páginas de motor. Senna la vio, pidió el número del responsable de la sección y lo llamó: “Pero vamos a ver –fueron más o menos sus palabras– vosotros, los periodistas italianos, sois de los mejores del mundo en lo que a automovilismo se refiere ¿y a este acontecimiento sólo le dedicáis tres líneas? ¡Hay que dedicarle más espacio a un piloto que gana su sexto mundial en kart: es un record!”

Quinta de 1959. Ha sido uno de los pilotos más geniales de la historia del karting. El único capaz de ganar 6 títulos mundiales: 1981, 1982, 1983, 1985, 1988, 1989.

Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana