Elige el idioma.
Tkart magazine

Informe | Formula medicine, por la preparación física y mental de los pilotos de kart

go down go up

FORMULA MEDICINE, POR LA PREPARACIÓN FÍSICA Y MENTAL DE LOS PILOTOS DE KART

La usan los pilotos de F1, pero está abierta también para los pilotos de kart de todos los niveles, incluso para ti: es el centro fundado por el doctor Riccardo Ceccarelli, hoy más que nunca un instrumento crucial para mejorar el propio rendimiento

FORMULA MEDICINE

Formula Medicine fue fundado en 1994 por voluntad e idea del doctor Riccardo Ceccarelli. Es un centro de medicina del deporte para el entrenamiento físico y sobre todo mental de los pilotos (y no solo eso, ya que se ocupa también de deportistas de otras disciplinas y mánagers). Desde su creación, ha colaborado con pilotos de la talla de Jarno Trulli, Robert Kubica y, más recientemente, Charles Leclerc.

Riccardo Ceccarelli, el pionero

Riccardo Ceccarelli nació en Viareggio en 1960. Desde niño sintió una gran afición por el deporte, especialmente el fútbol y el automovilismo. El amor por este último le llevó a seguir cursos de conducción en pista, entre otros, el organizado por la Escuela Federal para jóvenes pilotos, en 1981. En aquella ocasión, conoció a Ivan Capelli, que entonces era una joven promesa del automovilismo italiano y con el que surgió una gran amistad. Ceccarelli acompañó a su amigo en todas las etapas que le llevaron a la Fórmula 1, primero con Tyrrell y luego con el equipo Leyton House. En 1989, recién licenciado en Medicina, empezó a colaborar en toda regla con Capelli y su equipo, llegando a ser el médico y masajista oficial. Riccardo Ceccarelli es un auténtico visionario, un pionero en la medicina aplicada al automovilismo. Abordó temas que hasta entonces ni se les habían pasado por la cabeza a los “preparadores-todólogos” de los paddocks de F1 que asistían a los pilotos del momento. Su trayectoria profesional es rocambolesca y fascinante: gracias a su enfoque sobre la preparación física y mental de los pilotos, hipercientífico e ingenierísitico al mismo tiempo, ha ido aportando a un sector como este, el de la medicina aplicada al automovilismo, unas innovaciones en instrumentación, pruebas o equipos de entrenamiento que hoy usan los preparadores físicos de todo el mundo con sus pilotos, pero que han sido inventadas e introducidas por Riccardo Ceccarelli a lo largo de su carrera. Si queréis saber más al respecto, podéis leer su libro, publicado en marzo de 2021, Cervello Super Veloce (cerebro superveloz), en el que repasa su carrera y cuenta los estudios que le han llevado a poner en marcha Formula Medicine. Y eso no es todo, porque el libro contiene además una serie de test y sugerencias para mejorar la propia capacidad mental.

Las etapas de su carrera

Al llegar a la F1, Riccardo Ceccarelli no solo inició una nueva etapa de trabajo sino que empezó a estudiar también a los pilotos. En el Gran Premio de Hockenheim de 1989, para entender cómo funciona el cuerpo de estos atletas durante una carrera, le puso a Capelli un pulsómetro, con el que obtendría unos resultados inesperados. Ivan registró una frecuencia cardíaca media de 174 pulsaciones por minuto, un dato elevado si tenemos en cuenta que el piloto iba sentado y como actividad física –simplificando mucho– solo tenía que girar un volante y pisar los pedales. Este dato llevó al doctor Ceccarelli a profundizar en el aspecto del rendimiento físico al volante de los monoplaza. Ese mismo año, empezó a observar también, efectuando analisis antes y después de las sesiones de conducción, de qué manera la alimentación influye en la actividad desarrollada en la pista.
Los años 90 fueron el periodo más repleto de innovaciones y cambios: en 1992, al pasar Capelli a Ferrari, Ceccarelli se convirtió en médico oficial de la escudería de Maranello. Fue un año muy complicado: el piloto no terminó la temporada y, junto con él, tampoco lo hizo el médico. Pero la llamada de los circuitos era fuerte y cuando, en 1993, con la temporada ya empezada, se encontró con Pierluigi Martini (por entonces sin una plaza como piloto pero en el punto de mira de Giancarlo Minardi), no se dejó escapar la ocasión de poder volver al “Gran Circo”. Colaboró con Martini mismo y luego, a partir de 1994, se hizo médico oficial del equipo Minardi, con el que permaneció hasta 2000. En el 94, además, fundó Formula Medicine, el centro de medicina deportiva (hoy situado en Le Bocchette di Camaiore, en Viareggio) en el que los pilotos pueden entrenarse bajo su atenta mirada, y en el que puede observar y analizar los datos durante las sesiones de entrenamiento en la pista. En 1995 creó, junto a Magneti Marelli, un aparato capaz de cotejar los datos del pulsómetro con los obtenidos por el registrador de datos del coche. Este sistema fue una innovación tal, que los datos se fueron retransmitiendo en directo por las pantallas durante el GP de Monza de ese mismo año.
Como hemos dicho, de 1994 a 2000 el doctor Ceccarelli permaneció en Minardi. Pero con la llegada del nuevo milenio, Toyota, que estaba trabajando para volver a la F1, dio un paso adelante. En 2001 pasó a ser médico oficial de este equipo, que volvió al paddock en 2002, después de un año de pruebas.
A principios de los 2000, además de trabajar para la casa japonesa (con la que blincará de los 300 GP en F1), contactaron con él otros equipos: esto le llevo a ampliar su centro de Viareggio, debido al gran número de solicitudes que recibía de pilotos que deseaban trabajar con él. En aquel periodo, Ceccarelli empezó a estudiar el entrenamiento mental. Con el tiempo, los estudios y los experimientos, ha ido elaborando programas de Mental Economy Training (entrenamiento de la economía mental), muy importantes para lograr un rendimiento mental óptimo con un bajo gasto energético. Con el objetivo de mejorar la eficiencia mental, creó e introdujo en Formula Medicine el Mental Economy Gym (que veremos más en profundidad en los siguientes capítulos), el cual lleva desde 2011 ayudando a mejorar las capacidades mentales de algunos de los pilotos (y otros profesionales) más importantes del mundo.

Colaboraciones ilustres

Desde el principio de su carrera, el doctor Ceccarelli ha contado con exponentes ilustres del mundo del automovilismo entre sus clientes. De hecho, trabajó desde joven con los mejores pilotos del mundo.
Su actividad en el paddock empezó con Ivan Capelli y su compañero de equipo de por entonces en Leyton House, Mauricio Gugelmin. Con la evolución de los estudios sobre la actividad cardiovascular y los valores sanguíneos, muchos pilotos se fueron interesando por el trabajo del médico de Viareggio, entre otros, Nicola Larini, Michele Alboreto, Ayrton Senna y Michael Schumacher.
En 1992, pasó a ser médico oficial de Ferrari, trabajando, aunque por un breve periodo, además de con Capelli, con Jean Alesi.
A partir de 1994, con la fundación de Formula Medicine, el número de colaboraciones fue aumentando cada vez más, hasta alcanzar a atletas procedentes también de otras disciplinas, no solo de la F1. Además de los pilotos de los equipos para los que trabajaba (Minardi primero y Toyota después), Ceccarelli se encargaba de equipos como Renault, Toro Rosso, Super Aguri o Ducati a través de sus colaboradores, que se ocupaban de ellos directamente.
Contemporáneamente, a principios de los 2000, además de Mika Salo y Allan McNish (por entonces pilotos de Toyota), empezaron a llegar al centro de Viareggio Felipe Massa, Jarno Trulli, Fernando Alonso, Robert Kubica, Sébastien Buemi, Daniel Ricciardo y Robert Doornbos.
En 2004, con la creación de los primeros programas de entrenamiento de la economía mental, Formula Medicine contribuyó también a poner en marcha la carrera de Marcus Ericsson, por entonces joven kartista, quien llegaría hasta la Fórmula 1 y al campeonato Indycar.
En 2006, el doctor Ceccarelli conoció a Nicolas Todt, uno de los mánagers de pilotos más importantes. Dicho encuentro trajo consigo que en 2011 entraran en Formula Medicine Jules Bianchi, primero, y Charles Leclerc, después. En los últimos años, al ocuparse también de otras disciplinas del automovilismo además de la Fórmula 1, trabaja asimismo con pilotos del mundo de las dos ruedas, como por ejemplo Danilo Petrucci, el actual piloto del equipo KTM de Moto GP.

Filosofía

En Formula Medicine, el objetivo es hacer que los atletas mejoren bajo todos los puntos de vista, volviéndolos más eficientes en todos los aspectos. Por este motivo, Formula Medicine está volcado con la investigación y el desarrollo de instrumentos y métodos nuevos con los que trabajar cada detalle del individuo, empezando por un chequeo de las condiciones de partida sobre las que luego elaborar un programa de entrenamiento específico. El elemento clave es sacarle todo el partido a las propias capacidades con el menor gasto energético posible. Para lograrlo, es fundamental entrenarse tanto física como mentalmente. En ese sentido, Formula Medicine acompaña el entrenamiento en el gimnasio con sesiones en el Mental Economy Gym, el cual fue ideado por el doctor Ceccarelli tras haber observado que a menudo los pilotos se ven condicionados por su fuerza mental y, durante las sesionas en la pista, su rendimiento suele bajar de repente precisamente por un gasto energético excesivo en el cerebro. A estas actividades se le suman unas sesiones de fisioterapia y osteopatía en salas de servicios ambulatorios, para lograr que los atletas estén siempre al máximo de sus condición física. Por último, aunque no menos imporante, Ceccarelli y su equipo de profesionales elaboran planes de alimentación personalizados que permiten que cada cual tenga en todo momento la aportación apropiada de calorías para poder afrontar cualquier tipo de actividad al máximo de sus capacidades.
Así pues, el enfoque y la filosofía adoptados estriban en tratar los distintos compartimentos de manera interdisciplinar, no trabajando por separado los distintos aspectos sino creando una colaboración que lleve a un único resultado. Es un tipo de trabajo que se refleja también en el personal del centro: durante las sesiones en el Mental Economy Gym, de hecho, es posible ver trabajando juntos a psicólogos y preparadores físicos que se ocupan activamente de los pilotos durante las distintas ejercitaciones.
Y es que la interdisciplinariedad es fundamental para el Mental Economy Training en sí, pues lo que Ceccarelli busca con sus ejercicios es que los atletas mejoren su eficiencia neural, con la toma de consciencia de sus propias capacidades y la mejora de sus técnicas de optimización y su plasticidad mental.

Sigue leyendo tu artículo

No pierdas tiempo: regístrate ahora para una visita gratuita de 24 horas. Artículos ilimitados.

Inicia tu visita gratuita de 24 horas
No se requiere tarjeta de crédito
o
Salta la visita gratuita y hazte miembro de TKART Magazine.
  • Actualizaciones continuas
  • Contenidos interactivos (360º, vídeos, galerías de fotos, etc.)
  • 15 secciones
  • Más de 600 artículos en profundidad
  • Acceso a todo el archivo
  • Disponible en italiano, inglés y español
  • Acceso desde escritorio y móvil
Abónate
También te podrían interesar