Elige el idioma.
Tkart magazine

Primer análisis | Bell rs7-k carbon: el casco para f1, en carbono, para karting

go down go up

BELL RS7-K CARBON: EL CASCO PARA F1, EN CARBONO, PARA KARTING

Inspirado en los modelos que utilizan  los mejores pilotos del mundo, Bell ha creado un casco súper ligero y totalmente personalizable para pilotos de karts, a partir del anterior RS7-K fabricado en fibra de vidrio, en una versión de carbono

read more
CASCO
CARCASA Y ALERÓN
VISERA
INTERIORES
OPINIÓN
FICHA DE DATOS

RS-7 K Carbon es el nuevo casco de Bell de su gama más alta. Fabricado desde 2019, con la aprobación de Snell K 2020, es la versión «evolucionada» del RS7-K, y es una variante que se dirige a los pilotos de karts que prestan atención a los mínimos detalles para conseguir el máximo rendimiento. Estéticamente estos dos modelos son casi idénticos y, como todos los cascos de la «serie 7», se derivan del modelo HP7 (utilizado hasta hace pocos años por los pilotos de Fórmula 1) del que han adoptado la forma y el sistema de ventilación. Las dos versiones RS7-K solo se diferencian en el material del que están hechas sus respectivas tapas. La versión Carbon, como su nombre indica, tiene una capa exterior de fibra de carbono y kevlar, mientras que la versión «Blanca» tiene la carcasa de fibra de vidrio. Esto produce una diferencia de peso entre los dos modelos de unos 100 gramos.
Una innovación muy importante, introducida por Bell en todos los cascos de karting, incluido el RS7-K Carbon, y para los pilotos de los mono plaza, es la tecnología DSAF (Double Screen Anti-Misting: doble pantalla anti empañamiento), que básicamente consiste en un sistema que garantiza la ausencia de vaho en la visera, con lo que el piloto tiene una visión óptima incluso en condiciones ambientales de alta humedad y temperatura.
Cuando lo ha comprado (precio 850 euros), recibe: [1] el casco completo con [2] la visera con tecnología DSAF, [3] una bolsa de vellón para el casco, resistente a los arañazos, un manual de instrucciones y mantenimiento, [4] una llave para poder cambiar la visera si fuera necesario, y [5] entradas de aire estándar. Aparte, se pueden adquirir accesorios aerodinámicos para la carcasa, además de viseras de repuesto, disponibles en diferentes estilos y colores, y protectores contra rasgaduras. Las partes internas de las versiones Carbon se pueden personalizar eligiendo [6] el color del acolchado (+150 euros) del que se puede cambiar el grosor para adaptar mejor el casco a la cara del piloto.

CASCO
CARCASA Y ALERÓN
VISERA
INTERIORES
OPINIÓN
FICHA DE DATOS

La carcasa del RS7-K Carbon es completamente de carbono, con inserciones de Kevlar en las áreas clave, como son los puntos de posibles impactos (en las partes frontal, lateral, mentonera, parte trasera y superior del casco), en los puntos de anclaje de la correa del casco, correspondiéndose con los orificios de la visera. En la zona de alojamiento de esta última lleva unas nervaduras, que además de tener una función aerodinámica, hacen que el casco sea más resistente, reforzándolo y protegiendo aún más al piloto contra cualquier golpe.  El sistema de ventilación interno se deriva del modelo HP7 que utilizan los pilotos de Fórmula 1. La carcasa cuenta con 14 orificios: [1] 10 en la parte superior, [2] 2 en la parte delantera, debajo de la visera, y [3] 2 orificios para la extracción por atrás. El aire penetra por las tomas delantera y superior y sale por la parte trasera.
En cuanto a su aspecto estético, el RS7-K Carbon se ha inspirado mucho en el HP7, tanto, que tiene la misma forma, diseñada para su excelente eficiencia aerodinámica incluso a velocidades muy altas, como la que se logra en los automóviles de Fórmula 1 o Indycar. La carcasa cuenta con unos apéndices de plástico termoformado, que Bell ha diseñado para que el casco sea lo más estable y aerodinámico posible. Tiene 3 alerones: uno en la parte delantera (8 mm, 13 mm o 17 mm), uno en la parte trasera (38 mm, 43,5 mm o 49 mm) y uno que se define como «estabilizador» (4 mm, 5,25 mm o 6,55 mm) que se monta en la parte superior, justo detrás de las tomas de aire.  Son muy fáciles de colocar gracias a una cinta de doble cara premontada que sigue el perímetro interno del alerón y garantiza un firme anclaje a la carcasa de carbono.  Massimiliano Portioli, el número uno del servicio para carreras de Bell, afirma, con respecto a estas alas: «En el karting no se llega a velocidades que puedan beneficiarse del efecto de estos apéndices, pero los cascos pueden llevarlos simplemente por razones puramente estéticas».
Los precios de estos productos varían según el tipo que se elija: el coste de la mentonera o estabilizador, sea cual sea la talla elegida, es de 35 euros, mientras que el del apéndice trasero cuesta 75 euros sea cual sea la talla.

Sigue leyendo tu artículo

No pierdas tiempo: regístrate ahora para una visita gratuita de 24 horas. Artículos ilimitados.

Inicia tu visita gratuita de 24 horas
No se requiere tarjeta de crédito
o
Salta la visita gratuita y hazte miembro de TKART Magazine.
  • Actualizaciones continuas
  • Contenidos interactivos (360º, vídeos, galerías de fotos, etc.)
  • 15 secciones
  • Más de 600 artículos en profundidad
  • Acceso a todo el archivo
  • Disponible en italiano, inglés y español
  • Acceso desde escritorio y móvil
Abónate
También te podrían interesar