Elige el idioma.
Tkart magazine

Primer análisis | Cuando un kart de época se encuentra con el tuneado

Exclusive Content
alt

CUANDO UN KART DE EPOCA SE ENCUENTRA CON EL TUNEADO

01 julio 2018

No es raro toparse, dándose una vuelta por los kartódromos, con algún aficionado que va a toda velocidad en un kart de época renovado. Lo que es raro es que ese kart, aparecido en los años 80, esté modificado y personalizado, habiéndolo transformado en un vehículo con “tuneado-histórico” que no hay que perderse

CUANDO
CHASIS
ASIENTO
MOTOR
NEUMÁTICOS

La ocasión de este encuentro inesperado fue una etapa del Campeonato Europeo CIK-FIA de KZ y KZ2 de hace algún tiempo. La pista era la de Wackersdorf, en Alemania, y, junto con los karts de los más grandes equipos del circuito, el fin de semana se vio animado por muchos vehículos de época llegados de toda Europa para una manifestación que acompañaba al evento principal.

Entre ellos, destacaba un vehículo muy peculiar: no tanto por su historicidad en sí, sino por sus características y las modificaciones un poco fuera de lo común que había recibido. Los puristas de los karts de época seguramente pondrán mala cara, pero los que se hallaban en Wackersdorf dieron muestras de aprecio y, sobre todo, de sentir curiosidad por un vehículo claramente único en su especie.

CUANDO
CHASIS
ASIENTO
MOTOR
NEUMÁTICOS

El primer indicio con el que reconstruir la identidad del kart es bastante sencillo para los aficionados: «Kalì». Las letras de la bandeja hablan claro, es el nombre de la casa fundada por Calogero Vanaria, uno de los “padres fundadores” del karting.
La Kalì Kart fue una de las empresas que escribieron la historia del karting, cosechando éxitos entre los años 70 y 80 y haciendo correr a muchísimos pilotos que luego se convirtieron en números uno.
El chasis en cuestión es de 1984, y es el mismo que utilizaba Gabriele Tarquini, piloto italiano que más tarde llegó a la Fórmula 1, quien precisamente en aquel año conquistó el título mundial. Un título particularmente significativo, puesto que fue el primero en las clases con marchas (más en concreto, en la Fórmula C) de la que hoy es la casa CRG. Tarquini ganó en la pista de Axamo, en Suecia, conduciendo un Kalì-Kart con motor Komet y equipado con neumáticas Dunlop. Una curiosidad: a 1984 se remonta también el primer título mundial para CRG en las clases con transmisión directa, conquistado por Jorn Haase en Liedolsheim, en Alemania, en el Campeonato del Mundo de Fórmula K.

CUANDO
CHASIS
ASIENTO
MOTOR
NEUMÁTICOS

Aquí, el propietario del kart se había tomado claramente algunas libertades, pegando una serie de adhesivos de algunas de las marcas que en cierto modo han contribuido a hacer grande este deporte automovilístico.

Con la excepción del logotipo de FIAT, que no tiene mucho que ver con el karting… La única característica en común era que dicha pegatina era también un poco anticuada, reproduciendo el logotipo utilizado en los años 80, no el que se ve actualmente en los automóviles de la casa italiana.

Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana