Elige el idioma.
Tkart magazine

A examen | LK-Electric. El nuevo minikart eléctrico de LenzoKart

Exclusive Content
alt

LK-ELECTRIC. EL NUEVO MINIKART ELÉCTRICO DE LENZOKART

10 febrero 2019









CORREA DENTAD

TRANSMISIÓN
El motor eléctrico de la línea LK-Electric se sirve de la transmisión con correa dentada

MINI

CONFIGURACIÓN
El motor eléctrico puede ir montado en cualquier chasis de minikart, puesto que el soporte del motor lleva la misma conexión que un 60 cc 2T

LLAVE

ARRANQUE
El arranque tiene lugar medio de una llave ON-OFF

DE LITIO

BATERÍA
La batería proporciona una autonomía de 45 minutos. La recarga dura 1 hora y 20 minutos

ELÉCTRICO

TIPO
1250 Watt para 4000 revoluciones, éstos son los datos más importantes del motor eléctrico con el que va equipado el chasis Minikart

- Actualización de artículo, enero 2019 -

La aparición de la línea LK-Electric es reciente. No obstante, para 2019, la empresa LenzoKart presenta ya una actualización centrada en el motor; lo que es señal del constante desarrollo y investigación tecnológica en los que se basa el proyecto.

Michele Lenzo, gerente de LenzoKart, lo había explicado desde el primer momento: uno de los mayores retos para los karts de la línea LK Electric es no quedarse atrás en cuanto a desarrollo. La tecnología de los propulsores eléctricos, de hecho, mejora constante y rápidamente, sobre todo si se la compara con la de los 2T, más utilizados. Así pues, 2019 llega ya con no pocas novedades en el LK-Electric, empezando por la centralita multifunción, que permite descargar los datos para analizar las prestaciones del propulsor introduciendo un simple lápiz de memoria USB en la parte frontal del motor. Siguiendo con la zona delantera, unos leds indican la carga de la batería.
El motor se ha equipado con Bluetooth, de forma que pueda conectarse con el teléfono inteligente para descargar los datos, o introducir el teléfono en el volante para usarlo en versión panel de mandos mediante una aplicación específicas. Está por llegar también un mando a distancia, útil para los padres o los gestores de las pistas, que permite configurar desde lejos, incluso cuando el kart está en movimiento, 4 velocidades distintas y apagar el motor en caso de peligro. Por lo que se refiere a la batería, se ha añadido un led de visibilidad únicamente con fines estéticos, para hacer que el producto resulte más atractivo.

- Artículo de octubre de 2018 -
A continuación, las diapositivas del artículo relativo al LK Electric de 2018, cuyas características han permanecido sin cambios

Su sencillez, en particular, ha sido el factor que ha guiado el desarrollo del motor eléctrico de LenzoKart. Un propulsor fácil de instalar en el chasis, de tamaño reducido, que no necesita aportar ninguna modificación en el kart, en comparación con los que están pensados para los motores de explosión. “Conseguir fabricar un motor fácil de usar, con buenas prestaciones y que ofrezca una autonomía de uso equiparable o mayor que la de un motor de explosión, ha requerido mucho tiempo en la fase de proyecto”. Éstas son las palabras de Michele Lenzo, gerente de LenzoKart. Un reto superado con la ayuda de Plastitalia, la empresa de la familia Lenzo, líder en la fabricación de racores de polietileno para agua, gas y fluidos industriales, Quién ha utilizado sus conocimiento técnico para llevar a cabo este proyecto.
La línea LK-Electric, por el momento, está compuesta por dos karts: la versión estándar, con chasis Mini y propulsor de 1250 W y la línea de alquiler, diversificada en lo que se refiere al chasis con el añadido de un asiento regulable, roll bar, cinturones y protecciones perimetrales.
El objetivo para la versión estándar es la creación de un campeonato de bajo coste, algo que ya existe en Rumanía y España y está empezando a coger fuerza en otros países como, por ejemplo, Argentina.

El uso de kart eléctricos permite acabar con los costes relacionados con el mantenimiento del propulsor, sin olvidar los del carburante. Tomando como referencia la categoría 60 Minikart, el motor eléctrico se entrega precintado y ninguna de sus piezas puede ser alterada, por lo que también se eliminan, de esta forma, los costes de preparación deL motor y el carburador.
La versión de carreras que hemos analizado se basa en el chasis Mini Luxor Ramses, la cual, como hemos dicho antes, no necesita ninguna modificación estructural para acoplarle el motor eléctrico, que a su vez está equipado con un soporte de fijación para anclarlo al chasis mediante dos bridas, precisamente como en un 60 cc 2T.
La potencia del motor es transmitida a las ruedas mediante una correa, quedando ésta protegida con una cubierta específica, para que la seguridad total esté garantizada y los órganos en movimiento permanezcan limpios. Para mantener sin cambios el kart, se ha decidido conservar el cable del acelerador y no sustituirlo con un sensor: esto da la posibilidad de transformar un kart con motor de explosión en eléctrico en pocos y sencillos pasos.

Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana