Elige el idioma.
Tkart magazine

Informe | Guía de bancos de prueba potencia para motores de kart

5
Exclusive Content

GUÍA DE BANCOS DE PRUEBA POTENCIA PARA MOTORES DE KART

15 marzo 2022
alt

Es un gran aliado de todos los preparadores, un compañero de juegos de los afortunados «locos del motor» que poseen uno. Mucha gente habla de ellos, pero pocos los conocen profundamente. Conozcamos mejor y específicamente esta preciosa herramienta de trabajo

Que es, a que sirve y que tipos existen

Existen distintos tipos de banco de pruebas (con relativas virtudes y defectos) y la discusión sobre cual sea el mejor es causa de encendidas discusiones “de bar” entre los aficionados.

El banco de pruebas de motores, también llamado «freno» en la jerga de los expertos, es un instrumento de medición diseñado para detectar las características mecánicas (principalmente la potencia y torque motor a diferentes regimenes de funcionamiento) de un motor conectado a él. El principio de funcionamiento es bastante básico: para medir la «fuerza» de un motor, éste es literalmente frenado en su rotación por el banco de pruebas, que luego devuelve los valores de rendimiento del motor. En función del tipo de resistencia utilizada y de si puede ser modulado o no, podemos dividir los bancos de pruebas de potencia en dos tipos:
– inercial (también llamado «estático»)
– dinamométrico (también llamado «frenado»)
El primero consiste en una masa de tamaño y peso considerables, que se utiliza para crear una cierta inercia y aplicar una resistencia.
El segundo, en cambio, se caracteriza por el uso (en combinación con una masa de tamaño y peso limitados) de un freno de corrientes parásitas (Corrientes de Foucault) y permite realizar pruebas muy precisas. Además, si el software que gestiona el sistema lo permite, también introduce la posibilidad de reproducir fielmente un uso bien determinado (ejemplo: el funcionamiento del motor tal y como se utiliza en una vuelta de un circuito determinado) gracias al aumento o reducción de la intervención del freno de corrientes parásitas.
Esta clasificación es independiente de la forma del banco o de su capacidad para acomodar un determinado vehículo que se somete a prueba.

Como está hecho
alt

Arriba, esquema de un banco inercial, abajo de uno dinamométrico.

En el caso de un banco de pruebas de inercia, se aprovecha la masa y, por tanto, la altísima inercia de un rodillo de generosas dimensiones, que el motor o el vehículo a probar debe intentar mover mediante una conexión mecánica o con sus ruedas apoyadas directamente sobre él.
En este tipo de instrumentos, la inercia no puede ajustarse y, por lo tanto, permanece igual en todas las pruebas, independientemente del tipo de vehículo que se esté probando en el banco.
El vehículo sometido a prueba produce una cierta aceleración al rodillo sin activar los frenos mecánicos o magnéticos, ya que, aparte del freno de seguridad, no hay ninguno.
Es una prueba muy rápida y somos conscientes de que no nos permite comprobar la curva de potencia del motor con exactitud, ya que la gran inercia del rodillo oculta, o amplifica las incertezas o lagunas de suministro de potencia.
La característica de inercia de cada banco de pruebas también impide ciertos usos o, al menos, los hace menos aptos. Es fácil imaginar que un banco de pruebas con una inercia muy elevada no puede adaptarse a motores de baja potencia, al igual que los frenos de baja inercia serían inútiles para una potencia muy elevada. Por lo tanto, la masa debe ser adecuada al nivel de potencia del motor y debe permitir tiempos de aceleración que se ajusten a los encontrados en el uso real en la pista.

Tipo inercial
alt

Un ejemplo de banco de pruebas de potencia inercial artesanal.
© Minimoto VR Forum

Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana