Elige el idioma.
Exclusive Content

LA BUJÍA

03 marzo 2016
alt

Pequeña, pero fundamental: es el componente que da vida al motor y consigue que circule tu kart.

alt
alt

Los motores de combustión interna de dos tiempos que se emplean en las carreras de karts son «máquinas» muy sofisticadas que garantizan elevados niveles de rendimiento. Funcionan gracias a un reducido número de componentes clave. La bujía es la pieza que hace literalmente que se encienda el motor, gracias a la chispa que inicia la combustión del combustible en la cámara de la culata. El alto número de revoluciones del motor no deja mucho tiempo para que el combustible prenda, así que la chispa tiene que ser lo suficientemente intensa para que el encendido sea rápido y correcto.
Los materiales de las bujías han evolucionado a lo largo de las décadas, pero no han cambiado tanto su estructura y funcionamiento.
El factor clave es la plena transferencia de la carga eléctrica desde el electrodo central hasta el motor, ambos

metálicos (o sea, excelentes conductores). Por eso gran parte del cuerpo de de la bujía está rodeada por un revestimiento cerámico que funciona como aislante. El revestimiento aislante se ve reforzado por su diseño: hacer quela corriente recorra un camino más largo reduce las pérdidas de energía. El armazón metálico roscado conecta la bujía con la culata del motor, y su alcance (1,25 mm en las bujías para motores de kart) es suficiente para dispersar el calor que genera la combustión.
Otros elementos clave de las bujías son los electrodos: el central principal tiene una carga muy positiva y el electrodo terminal tiene carga nula. La diferencia de voltaje de los electrodos genera la chispa.

HISTÓRICO

La primera bujía que se comercializó fue diseñada por Robert Bosch en 1902. Las primeras bujías generaban 15 chispas por segundo. Actualmente su eficacia se ha multiplicado por 5. Las temperaturas máximas han pasado de 600 a 900°C y el voltaje de 10.000 a más de 30.000 voltios.

BUJÍA CALIENTE BUJÍA FRÍA CIRCUITO DE ENCENDIDO
BUJÍA CALIENTE
BUJÍA FRÍA
CIRCUITO DE ENCENDIDO

La bujía es parte de un circuito eléctrico que incluye un sistema de encendido y la bobina de encendido. La corriente se convierte primero  de bajo a alto voltaje, y cuando llega a la bujía se descarga en forma de chispa. Es fundamental conseguir un voltaje elevado (alrededor de 20.000 voltios) antes de que la corriente llegue a la bujía para vencer la resistencia dieléctrica que caracteriza la brecha entre los dos electrodos, que se crea mediante la mezcla de aire/combustible y actúa como elemento aislante.

Cuando la diferencia de voltaje entre los dos electrodos es suficientemente alta, la corriente eléctrica vence la brecha de resistencia, se descarga en el extremo de la bujía y genera la chispa. Cuanto mayor sea la distancia entre los dos electrodos, más duro será el «salto». Viceversa, si están demasiado cerca, la descarga puede producirse antes de que el electrodo central esté suficientemente cargado, generando una chispa débil y prematura. La combustión del combustible será incorrecta.
Cuando salta la chispa, la posición del pistón debe estar justo antes del punto muerto superior (PMS). La necesidad de avanzar la sincronización de la chispa debe hacerse para que se queme completamente la mezcla combustible-aire en la cámara de combustión coincidiendo con el salto de la chispa. El avance de la sincronización hace que el pistón se encuentre ya en su fase descendente cuando la mayoría de la mezcla de aire-combustible se ha quemado, listo para poner el motor en

marcha. En los motores de los karts, la sincronización puede ajustarse mediante el motor de puesta en marcha del encendido.
Volviendo a cómo funciona la bujía, el desarrollo correcto de la combustión depende de la concentración molecular y de la turbulencia de la mezcla combustible-aire, y de la temperatura en el interior de la cámara de combustión. La turbulencia es especialmente importante: cuanto más gira el motor, más turbulenta se vuelve la mezcla y menos tarda en quemarse. En otras palabras, los dos procesos se compensan recíprocamente.
Tendrá que ensanchar la curva de potencia: avance la sincronización para optimizar la potencia a un determinado número de rpm. Si usted no es un especialista, no intente hacer experimentos: podría perjudicar el rendimiento del motor  o causar graves daños (incluso el gripado debido a las detonaciones).

Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana