Elige el idioma.
Tkart magazine

Una vez en la vida | La primera vez en karting de algunos pilotos de F1

3
Exclusive Content
alt

LA PRIMERA VEZ EN KARTING DE ALGUNOS PILOTOS DE F1

28 agosto 2022 • 9 min. lectura
alt
Algunos fueron veloces desde el inicio y otros se estrellaron. Los que hicieron un "gran lío" y los que trataron de esconderse de sus padres. Historias sencillas y divertidas, casi normales, de personas (Norris, Liuzzi, Kobayashi...) que, con un volante en la mano, llegaron a hacer cosas especiales
Advertisement
alt
Al pensar en los pilotos de F1, deportistas que han alcanzado la cima del automovilismo durante su carrera, es natural imaginar una primera vez conduciendo un vehículo a motor (¡un kart, por supuesto!)... ¡Predestinado! En tu mente imaginas una escena de película, en la que los pequeños talentos del futuro dibujan trayectorias perfectas y corren sin parar aun con los pañales puestos. En cambio... Hay quienes tocaron un kart por primera vez a la venerable (para los estándares de hoy) edad de 12 años (para encontrarse en la F1 unos años después) y quienes han hecho literalmente "un buen lío" (sus palabras). Habíamos intuido que la primera vez de los pilotos más envidiados del planeta podría ser menos "soñada" de lo que podíamos imaginar gracias a las historias de Ivan Capelli (leer 'Editorial - Ivan Capelli: mi primera vez en el karting') y Jaime Alguersuari (leer 'Editorial - Jaime Alguersuari: mi primera carrera en el karting'). Gracias a los testimonios directos de Lando Norris, Kamui Kobayashi, Vitantonio Liuzzi, Beppe Gabbiani, Nico Rosberg, Siegfried Stohr, Sébastien Buemi y Gianni Morbidelli (o sus padres) ahora tenemos la confirmación de eso.
Lando Norris

"Mi primera vez en el karting fue en 2007 (con 8 años, ed.), en una plaza asfaltada frente a mi casa. Con algunos conos esparcidos aquí y allá di forma al circuito de mi debut y comencé a conducir el kart. Sinceramente, no recuerdo exactamente lo que sentí, pero debí divertirme mucho dado el giro que tomó mi vida a partir de entonces... Ah, ¿cómo olvidarlo? No fui el único que probó la pista de casa Norris ese día, mi hermano también lo hizo. Sólo que para él la experiencia no fue tan agradable, ya que tuvo un accidente enseguida.”
Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana