Elige el idioma.
Tkart magazine

Una vez en la vida | Reto en kart en un cuarto de milla

Exclusive Content
alt

RETO EN KART EN UN CUARTO DE MILLA

20 marzo 2017
alt
En Florida, en los Estados Unidos, para probar que efecto da lanzar dos kart KZ en una pista para dragster. En busca de un record nunca antes intentado

Digamos exactamente cómo han sido las cosas; sin fantasear: decidimos dejar Italia con dirección a Florida para provar la emoción de dar una vuelta con un KZ en una pista oval. Entre los ovales - y en los Estados Unidos no hacen falta - apuntamos muy alto: Daytona. Llegamos a América y... de correr en Daytona no se habla: “pero vamos, es suficiente solo una vuelta...¿ok?”, digo yo con mi “fluido” inglés al intermediario con la estructura de Daytona.
Pero la respuesta no deja espacio para interpretaciónes: “No”, que quiere decir la misma cosa en medio mundo y que en nuestro caso especial significa que hemos ido del otro lado del Océano sustancialmente por nada.

Estamos en OTK USA, la sede que OTK (la empresa productora de los chasis Tony Kart, Kosmic, FA Kart...) ha implantado en los Estados Unidos, y frente a nosotros está Andre Martins (que es el responsable operativo de la estructura). Andre es un brasileño que se ríe y habla muy poco, que transmite sus emociones como una licuadora.

Aqui está, es él nuestra salvación, es él el “loco” que sale con la frase: “¿No van a la pista oval? Vamos a una pista para dragster”. Y 45 minutos después estamos en la Orlando Speed World, una pista para dragster.
En medio a unos dragster.
Con un kart.

Se trata de Tony Kart Racer EVK quipado con un motor ROK Shifter, es decir 6 marchas para propagar , a lo largo de un cuarto de milla a disposición, alrededor de 45 CV. Porque de esto se trata: esperar el verde y salir a no mas de 10 segundos o poco mas. Es una locura para nosotros que estamos acostumbrados a ver/correr carreras de 20 vueltas. La salida es solo el inicio, luego está la gestión de la carrera, los adelantamientos, los giros veloces, el cansancio fisico, la tactica, la parte trasera que resbala... Aquí es diferente, no hay nada de eso, todo está concentrado en un solo momento: la salida, justamente. A quién no conoce las carreras de dragster puede parecerle poca cosa... pero está equivocado!
Porque cuando llegamos a ese cuarto de milla de asfalto, la opinión cambia. Antes que nada hay respeto para quién conduce esos monstruos que pueden llegar a tener incluso 10.000 (sí, no es un error) caballos. Y después que ves una de esas salidas, entonces, de respetar a quién conduce se pasa al miedo por estos monstruos.
Sigue leyendo el artículo suscribiéndote por solo 0,96€/semana